DEPENDE EN QUÉ CUADRANTE DESEAS ESTAR EN LA VIDA

10 02 2010

Depende en qué cuadrante deseas estar en la vida
- Marintaler en Nettby


Depende en qué cuadrante deseas estar en tu vida; es tu elección: “E” empleado que trabaja para el sistema, que es lo que te enseñan en la escuela; “A” autoempleado que es el sistema político; “D” dueño de negocio que crea, posee y controla el sistema, que es lo qu

Miércoles, 10 de febrero de 2010, 19:10 – marintaler

e debían enseñarte en la escuela en materia de “educación financiera”; “I” inversor que invierte en el sistema. ¿Por qué es difícil cambiar una elección? Es loable la actitud de cada uno para permanecer o no en el cuadrante en que esté. Lo que nos propone Kiyosaky es un giro de 360ª en nuestras vidas de empleados de toda la vida. ¿Sabes algo sobre el destino de tus impuestos? Una gran cantidad de los incentivos y pagos fiscales van al bolsillo de los ricos, mientras la clase pobre los sufraga. Es una “patata caliente” desde el punto de vista político. Las viviendas sociales no son más que jugosos créditos fiscales, incentivos fiscales y rentas subsidiarias que enriquecen a los que conocen las leyes, los financieros y los constructores al hacer que los contribuyentes subsidien sus inversiones en las viviendas para los pobres que adquieren a través de los bancos. Los ricos se enriquecen porque los pobres pagan más por IRPF y no les alcanza el dinero para participar en inversiones con ventajas fiscales. Es injusto.

Veamos a ver lo que propone “El cuadrante del flujo del dinero” para solucionar lo anterior. Por lo que dice el autor, hay dos tipos de personas: personas ricas y personas pobres; las personas pobres son consideradas como los asalariados o empleados que reciben del rico un salario o dinero a final de mes que más o menos siempre es el mismo por el trabajo realizado, o sea, que los pobres trabajan para el dinero; mientras que las personas ricas son las que hacen que el dinero trabaje para ellos y así poder pagar a los pobres. Lo que nos propone Kiyosaky, pues, no es otra cosa que convertir pobres en ricos en una riqueza ilimitada. Parece una propuesta interesante pero ¿cómo hacer que el dinero trabaje para mí? Simplemente atendiendo mi propio negocio, asumiendo el control de mi flujo efectivo de dinero y encontrar mi propia pista financiera rápida para enriquecerme conociendo la diferencia entre riesgo y riesgoso siendo inversionista “A”, “B” y “C”. Es más fácil que yo cambie a que cambie el sistema político. Los problemas conducen a las oportunidades que el “I”nversionista busca; hay que resolver problemas de negocio (D) y de inversión (I). Puedo aprender sobre finanzas, asuntos legales, mercadotecnia y sobre la gente como activos invaluables en otros proyectos. Me convertiré en un experto en la resolución de problemas financieros y la gente acudirá a mí con dinero para invertir. Por tanto, si deseo convertirme en rico más rápidamente, he de convertirme en estudiante de las aptitudes necesarias para ser un “D”ueño de negocio e “I”nversionista y buscar resolver, con mis conocimientos de negocios, problemas más grandes de forma inteligente. Y así enriquecerme con mi propio esfuerzo. He aquí como llega el autor a las anteriores conclusiones:

El autor propone, pues, siete pasos para encontrar esa pista financiera rápida (páginas 273 y siguientes): uno, atender a mis negocios; dos, asumir el control del flujo de efectivo; tres, diferenciar riesgo de riesgoso; cuatro, decidir sobre el tipo de inversionista que deseo ser; cinco, buscar mentores; seis, convertir la desilusión en mi fortaleza; siete, confiar en el poder de la fe. Veamos cada uno de ellos:

Primer Paso. ATENDER A MIS NEGOCIOS.- Somos contribuyentes, empleados, deudores, consumidores y con todo ello hacemos que otros se enriquezcan para que nosotros no podamos ni llegar a final de mes. Actuemos (2):

(1). Llenemos nuestro propio gasto financiero mensual personal con apuntes diarios en el debe, haber y saldo.

(2). Establezcamos nuestras metas financieras a corto plazo (12 meses) y, una vez cumplida ésta ir paso a paso hacia la meta financiera a largo plazo (5 años). Metas realistas y posibles de alcanzar. A corto plazo, reducir mi deuda e incrementar el efectivo de mis escasos ahorros de fin de mes (aunque sea poco; y si no hay, ese mes no se ahorra). A largo plazo, fijarme un ahorro medio de fin de mes (lo conseguido en un año, dividido por los 12 meses del corto plazo) y multiplicarlo por 60 (que son los 5 años del largo plazo); lo que será mi activo financiero o mi meta financiera. Así sabremos dónde estamos (12 meses) y dónde queremos llegar (5 años).

Segundo Paso. ASUMIR EL CONTROL DEL FLUJO DE EFECTIVO.- ¿Cómo controlar no gastar lo que tengo ahorrado? He aquí el quid de la cuestión hasta donde llegamos todos. El autor nos propone avanzar un paso más para cerrar ese círculo vicioso de toda la vida: ganar-gastar. Como dice el autor: “Más dinero no resolverá el problema, si el problema es la administración del flujo de (dinero) efectivo” (página 277). La solución está en preparar “estados financieros personales” diarios (minimizado) y no un balance de chequera cada mes. Sólo así podemos fijarnos metas financieras. Eres director ejecutivo de tu propia vida y tienes que ser más listo que la mayoría de la gente, incluyendo tu banquero. ¿Cómo marcar la diferencia? Hay una deuda “buena” y una deuda “mala”. La buena, son los gastos asumidos de los que no nos podemos escapar a fin de mes. Los “malos” vienen normalmente vía tarjeta de crédito o créditos al consumo. Solución: eliminar la tarjeta de crédito/chequera y sólo comprar cuando tengamos dinero en efectivo. Y cuanto más lejos tengamos el banco de nuestro domicilio, mejor. Nada de préstamos o créditos al consumo. Es una forma sustancial de reducir el gasto o “asumir el control de su flujo efectivo” (“carrera de la rata”, página 280 y siguientes) para comenzar a pagarse primero a ti mismo en una cuenta de ahorro de inversión y NUNCA sacarlo. Importante: uno, seguir reduciendo la deuda personal para tener más dinero adicional cada mes; dos, seguir revisando sus cuentas del paso Uno para quedar libre de deudas, eliminando las tarjetas de crédito y otras deudas de consumo en la forma como propone el autor (página 283); y tres, poner la cantidad mensual dedicada a tarjetas y créditos de consumo en el fondo de inversión. Es así de sencillo.

Tercer Paso. DIFERENCIAR RIESGO DE RIESGOSO.- Carecer de educación, capacitación y conocimientos financieros es riesgoso, apretado, comprometido, apurado, arriesgado, expuesto, aventurado. ¿Qué es el manejo apropiado del flujo de dinero efectivo? Es la diferencia entre el activo y el pasivo, es decir, el saldo. Los 45 años es la edad ideal del inversor: está entre los 25 años cuando la mayoría empieza a trabajar y los 65 cuando se jubila. Y es cuando el activo debería ser mayor que el pasivo si solamente se ha corrido riesgos sin llegar a ser riesgoso.

a) Conocimientos Financieros.- Consiste en mirar los números con sus ojos pero también con su mente entrenada que le dice en qué dirección fluye el efectivo, si al pasivo o al activo: “La dirección del flujo de efectivo lo es todo” (página 287). Nos pone un ejemplo: una casa es activo si el dinero fluye a tu bolsillo; si no, no.

b) Inteligencia Financiera.- Es la “Capacidad de convertir el trabajo y el efectivo en activos que proporcionen flujo de (dinero) efectivo” (página 287). Pero ¿quién es más listo? ¿Tú o tu dinero? Si te pasas la vida trabajando para gastarlo tal como entra, no eres tan listo. Una persona rica enfoca sus esfuerzos en adquirir activos, no en trabajar más duro; es decir, hace que el dinero trabaje para la persona y no al revés. No hay que atravesar esta “línea roja financiera”, donde los ingresos y los gastos casi siempre son los mismos cada mes (seguridad laboral=estrés+preocupación). Estar mal informado es riesgoso y depender de alguien también. Adquirir un activo no es riesgoso. Atender tu propio negocio no es riesgoso, pero sí atender el negocio de tu patrón y pagar primero con tu trabajo.

Así que el paso tres es conocer la diferencia entre riesgo y riesgoso. Hay que recabar información financiera: escuchando noticias financieras, leyendo revistas y boletines financieros, escuchando cintas de audio educativas sobre la inversión y la educación financiera, asistiendo a seminarios y clases sobre finanzas gratuitas en Internet, buscando los anuncios de venta de bienes raíces y pidiendo al vendedor que le informe sobre la propiedad formulando preguntas como éstas: ¿se trata de una propiedad de inversion?; si lo es, ¿Está rentada? ¿Cuál es la renta actual? ¿Cuál es la tasa de ocupación? ¿Cuál es la renta promedio en el área? ¿Cuáles son los costos de mantenimiento? ¿Existe mantenimiento diferido? ¿Proporcionará el dueño financiación?, Cada propiedad es un sistema de negocios único y debe ser apreciado como un sistema de negocio individual. Entrevístate con varios corredores de bolsa (en los bancos es gratuito) y preste atención a cuyas compañías recomiendan que adquieras (Telefónica, Santander, BBVA) e investiga esas compañías en Internet. Llama a las compañías y pídeles que te envíen sus informes anuales. Suscríbete a boletines de inversión y estúdialos. Entrevístate con varios corredores de negocios para ver qué negocios existentes o propiedades raíces están a la venta en tu área inmobiliaria. Asiste a un seminario de mercadeo en red o aprende acerca de su sistema de negocio (como mínimo investigar tres compañías). Asiste a convenciones de oportunidades de negocios, ferias o exposiciones comerciales del área inmobiliaria para ver qué franquicias o sistemas de negocios están disponibles y procura que te envíen información a tu email. Suscríbete a periódicos y revistas de negocios en tu buzón de email o síguelas por Internet. En suma, recabar toda esta información financiera, como mínimo, durante cinco horas de tu tiempo cada semana. Prepara tu propia agenda de 2010. Es sorprendente la terminología que puedes aprender con sólo formular preguntas y escuchar.

Cuarto Paso. DECIDIR SOBRE EL TIPO DE INVERSIONISTA QUE DESEO SER.- ¿Por qué algunos inversionistas ganan mucho más dinero con mucho menos riesgo que otros? “Si deseas adquirir una gran riqueza rápidamente, enfrenta grandes problemas financieros” (página 289). Hay siete niveles de inversionistas que se pueden resumir en tres:

1. Tipo A.- Inversionistas que buscan solucionar problemas causados por dificultades financieras de otros (inversionistas de nivel 5 y 6 con base financieras sólidas). Poseen las habilidades para tener éxito como “D”ueños de negocio e “I”nversionistas. Por ejemplo, buscar pequeños condominios y casas en ejecución de hipotecas con 18.000 € y asociarme con otros inversionistas de nivel 5 y 6 que buscan socios con conocimientos buenos y de confianza para sus inversiones.
2. Tipo B.- Inversionistas que buscan respuestas en asesoramiento financiero “bueno” sobre los cambios de legislación y de mercado sobre fideicomisos, testamentos, seguros. Lo importante es invertir, no meramente comprar y vender.
3. Tipo C.- Inversionistas de “no sé nada” cuando saben que algo está mal, se justifican en cuanto fondos de inversión y bursátiles. ¿Qué acciones estás comprando? “Yo no sé nada”.

Aquí nos recomienda el autor cómo construir un negocio que proporcione una experiencia educativa vital, mejorando las aptitudes personales y proporcionando el flujo de efectivo que suaviza los altibajos del mercado y proporciona tiempo libre (pasar más rápido a la pista más rápida, incluso siendo los tres tipos de inversionista) para mejorar resultados con bienes raíces más que con los fondos de inversión. Muy importante a retener: hay quien empieza la casa por el tejado y se dispara como inversor 5 y 6 sin acatar primero el nivel 4.

Quinto Paso. BUSCAR MENTORES.- ¿Quién le guía a los lugares donde nunca has estado antes? Un mentor es la persona que te dice lo que es importante y lo que no es en materia de negocios. Hay que pensar como piensan ellos y señalar aquello que tiene importancia desde el punto de vista financiero porque capacita a pensar. Debes enfocarte en el ingreso pasivo: ganancias de capital, dividendos, ingreso residual de los negocios, ingreso por renta de bienes raíces y regalías (12 meses) y pasar tu tiempo adquiriendo activos que proporcionan ingreso pasivo o residual a largo plazo (5 años): “En vez de vivir de acuerdo con tus medios, enfócate en incrementar tus medios” (página 301). “El amor por el dinero es la raíz de todos los males”, porque la tentación, la codicia y la ignorancia financiera son malas. No hay que permanecer en estado de esclavitud financiera respecto a la deuda. Construye tus propias lecciones financieras. La gente se endeuda más de lo que puede por codicia y revestimiento de apariencias que engañan. La gente educada financieramente no se rinde a la tentación y a la codicia y huye de las rebajas en los centros comerciales. Por consumo nos proveemos del deseo de poseer artículos que tienen poco valor para la felicidad. Compramos casa, muebles, ropa, vacaciones y automóviles porque carecemos de control sobre la emoción humana llamada “tentación”. Hay que retrasar la gratificación como señal de inteligencia emocional para atender a tu propio negocio “D” y construir primero tu columna de activos y así evitar la degradación del espíritu humano tutelada por la tentación, la falta de educación financiera desde los albores de nuestra infancia en el “cole” y la influencia de malos modelos de conducta financiera que viven en deuda crónica irrespirable con tensión y estrés al vivir por encima de sus medios: “gasta menos de lo que ganas cada día”. Busca modelos de conducta positivos en los clubes de inversión, los grupos de mercadeo en red y otras asociaciones de negocio. Encuentra a alguien que haya estado allí y escoge sabiamente a tus mentores. Sé cuidadoso con los consejos que aceptas. Si quieres ir a alguna parte, es mejor encontrar a alguien que haya estado allí. Es difícil encontrar mentores “D” e “I” (profesionales de tu agenda 2010). La mayoría de personas que proporcionan consejos financieros y de cuadrantes son “E” y “A” (aficionados). “Los profesionales tienen un entrenador. Los aficionados no” (página 304). Así que escoge a tus mentores sabiamente; esa es una de las cosas más importantes que puedes hacer, financieramente hablando, tanto en la arena de la inversión como en la de los negocios; busca modelos de conducta positivos y aprende de ellos. Tu conducta inversora depende de con quién pases tu tiempo. Yo quiero cambiar mi futuro. Pero para cambiar mi futuro de forma exitosa tengo que cambiar mis ideas financieras y también seleccionar a la gente con quien paso más tiempo más apropiado en materia financiera.

Sexto Paso. CONVERTIR LA DESILUSIÓN EN MI FORTALEZA.- ¿En quién te conviertes cuando las cosas no salen como deseas? El dolor emocional es tan fuerte que el individuo que lo padece trata de empujarlo hacia alguien más por medio de la culpa. Hay que aprender a venderte enfrentándote al dolor de la desilusión y convirtiendo la desilusión en un activo, en vez de que sea un pasivo. Hay que superar la timidez. Perder el miedo a cometer errores para embarcarte en tu viaje y encontrar tu propia pista rápida financiera: “prepárate a quedar desilusionado”, positivamente hablando porque tienes una oportunidad de convertir esa desilusión en un activo (página 310). No digas “nunca”, porque has dejado de aprender y eriges una muralla a tu alrededor, en vez de ser los cimientos sobre los cuales crecer más alto. En nuestro interior se encuentra la gema sin precio de la sabiduría que vence hasta la desilusión emocional más profunda: “La razón por la que existen pocas personas que se hayan enriquecido por su propio esfuerzo es debido a que pocas toleran la desilusión. En vez de aprender a encarar la desilusión, pasan sus vidas evitándola. En vez de evitarla, debes estar preparado para ella. La desilusión es una parte importante del aprendizaje. De la misma forma en que aprendemos de nuestros errores, forjamos nuestro carácter de nuestras desilusiones. Sólo los tontos esperan que todo salga de la manera que quieren. Tener la expectativa de quedar desilusionado no significa ser pasivo o ser un perdedor derrotado. Tener la expectativa de quedar desilusionado es una manera de prepararse mental y emocionalmente para estar listo ante las sorpresas que usted puede no desear. Al estar preparado emocionalmente, usted puede actuar con calma y dignidad cando las cosas no marchan como desea. Si usted está calmado, puede pensar mejor” (páginas 310 y 311). Hay ideas de negocio que desilusionan y nos sentimos derrotados, pensamos que no funcionan. Pero no es la idea la que no funcionó, sino que la desilusión o la falta de ilusión se apoderó de ella. Esa impaciencia es el resultado de no recibir una recompensa financiera inmediata. Los dueños de negocio e inversionistas posiblemente esperen años para ver el flujo de efectivo de su negocio o inversión, pero lo realizan conscientes de que el éxito posiblemente tarde en llegar. También saben que cuando el éxito se logra, la recompensa financiera bien habrá valido la pena. En la primera página de tu agenda 2010 ten a un mentor. Lo importante es que no podemos saberlo todo de antemano y a menudo sólo aprendemos las cosas cuando necesitamos aprenderlas. Esta es la razón por la que se recomienda intentar hacer cosas nuevas y esperar quedar desilusionado, pero siempre ten un mentor pendiente para que te dirija durante la experiencia. Sé amable contigo mismo, pues uno de los aspectos más dolorosos sobre cometer un error y quedar desilusionado o fracasar en algo no es lo que otras personas dicen sobre nosotros. Es cuán duros somos con nosotros mismos mental y emocionalmente, y nos volvemos precavidos para correr riesgos, adoptar nuevas ideas o intentar algo nuevo. Es difícil aprender algo nuevo si te castigas a ti mismo o si culpas a alguien más por tus desilusiones personales. Dí la verdad y verás cómo en cuestiones financieras hay ocasiones que no debes huir de tus errores, sino afrontarlos. Cuando el animal esconde su cabeza, la cazan por el resto de su vida. Todos cometemos errores. Todos nos sentimos molestos y desilusionados en algún momento que se puede prolongar todo lo que quieras cuando las cosas no salen como queremos. Pero la diferencia está en cómo procesamos la información de la desilusión: “El tamaño de tu éxito se mide por la fortaleza de tu deseo, el tamaño de tu sueño y cómo manejaste la desilusión en el camino” (página 313). Cuanto más tardes en volver a las finanzas, más miedo tendrás. Cuanto antes afrontes ese miedo, antes saborearás el éxito. En estos años de crisis sufrimos cambios financieros que ponen a prueba nuestro coraje. Son las personas que tiene control de sus emociones quienes no permiten retroceder por culpa de un estado emocional, porque poseen la madurez emocional necesaria para aprender nuevas habilidades financieras y florecer en sus negocios también en los años siguientes. Ejemplo de esto es RUMASA que busca inversores para la NUEVA RUMASA. Como dice la canción de Bob Dylan: “Los tiempos están cambiando”. Y el futuro pertenece a quienes puedan cambiar con los tiempos y utilizan sus desilusiones a su favor, como motor de aprendizaje constante y como material para construir un futuro sólido sobre la roca de la ilusión comprometida en hechos. Así que, comete errores, pues eso te ayudará en tus primeros pasitos. Entrénate bajo la idea de cometer errores para aprender. Invierte un poco de dinero, comienza por lo pequeño, pues es sorprendente la velocidad con que la inteligencia crece cuando estás arriesgando tu dinero. No apuestes tu casa, el pago de tu hipoteca o los ahorros para la educación universitaria de tu hijo. Simplemente invierte un poco de dinero y luego pon atención y aprende de tu educación financiera durante esas cinco horas de tu tiempo cada semana según tu agenda 2010. La clave de este paso es actuar. Leer, observar y escuchar. Pero puedes comenzar a hacer. Realizar ofertas en pequeños tratos de bienes raíces que te generen un flujo de dinero positivo. Únete a una empresa de mercadeo en red y aprende sobre ella desde dentro. Invierte en algunas acciones o fondo de inversión luego de investigar a las compañías. Busca el consejo de tu mentor, asesor financiero-tributario-legal en cada momento que necesites. Como dicen en Nike “Sólo hágalo”.

Séptimo Paso. CONFIAR EN EL PODER DE LA FE.- ¿Cuál es su miedo más profundo? El más grande de todos los favores son las palabras que nos inspiran a esforzarnos hasta en nuestros propios negocios. Es posible que al incorporarte en tu propia pista financiera rápida que tengas algunas dudas sobre tus capacidades. Sólo confío, con el autor, en que tengan todo lo que necesitan en este momento para ser exitosos desde el punto de vista financiero. Todo lo que se requiere para sacar los talentos naturales que Dios les dio es su deseo, determinación y la fe profunda de saber que tienen un genio y un talento únicos. Mírate en el espejo y escucha las palabras de tus pensamientos. Los pensamientos son reflejos de mucho más que aquello que los ojos ven y tu mente oculta. A menudo son opiniones de nosotros mismos que son mucho más importantes que nuestra apariencia externa. Nuestros pensamientos son reflejos del amor por nosotros mismos. Cuando aprendas a amarte, no olvides amar a los demás. Y recuerda: “El dinero no permanece con las personas que no confían en sí mismas” (página 317) porque las verdades emocionales son pronunciadas frecuentemente en momentos personales: si tú eres feliz, yo soy feliz; si tú ganas, yo gano. Todas las palabras son espejos que reflejan alguna perspectiva sobre aquello que las personas piensan de sí mismas. Mi mejor consejo, en palabras del autor, para los que estén listos a pasar del cuadrante “E”mpleado al “I”nversor es que deben estar conscientes de sus palabras, de las que vienen de su corazón, de su alma y hasta de su estómago. Si vais a hacer un cambio, debéis estar conscientes de vuestros pensamientos y palabras generadas por vuestras emociones. Si puedes estar consciente de las emociones que afectan a tus ideas, no tendrás obstáculos hacia el cambio que mereces porque siempre encontrarás en ti una parte lo suficientemente poderosa para ayudarte a cambiar; pero sobre todo porque tu fuerza interior tiene la energía suficiente para vencer cualquier obstáculo en la vida por muy duro que éste se presente o por más que creas que jamás lo superarás. Tu experiencia te ha demostrado que superaste aquello que no pretendías alcanzar o cuando decían que nunca lo lograrías, porque estás dispuesto a vivir con tus pensamientos personales que te mantienen en el proceso continúo de aprender a confiar en nuestras dudas individuales, a confiar en nosotros mismos para que aquella última meta sea simplemente aprender con nosotros mismos y de nosotros mismos como Humanidad. Recuerda que eres la única persona que determina tus pensamientos que quieres creer sobre ti mismo, de forma que la recompensa por el viaje no es sólo la libertad de tus pensamientos sino la confianzas que cobras en ti mismo. En mi opinión, la mejor inversión que podemos hacer es en nosotros mismos. La pequeña persona entre nosotros es grande en sí misma. Para todo se necesita tiempo. Y este tiempo es aprovechado si lo utilizamos para aprender. Entonces nuestro mundo cambiará rápidamente a nuestro favor, se despejarán las dudas y otros mundos y mentes se abrirán. Actúa que las cumbres perpetuas son solitarias.

Marintaler

About these ads

Acciones

Information

No olvides dejar la huella de tu paso y firma el libro de visitas

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: